Un crudo informe sobre la realidad de San Luis: 7 de cada 10 niños son pobres

Un crudo informe sobre la realidad de San Luis: 7 de cada 10 niños son pobres

Una medición ampliada de los datos sociales llevada adelante por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) volvió a arrojar números alarmantes: San Luis es la tercera provincia con más chicos en la pobreza en la Argentina.

El estudio abarca al total de la población urbana del país (42,3 millones de habitantes y 19,6 millones de población activa) y se posiciona en el tercer trimestre del 2022. Toma los microdatos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y se traducen.

Así, en San Luis el 64,4% de la población de entre 0 y 17 años vive en hogares pobres.

De esta manera, la provincia solo es superada por jurisdicciones como Chaco (74,6%) y Formosa (69,9%), distritos que históricamente presentaron problemas de pobreza estructural.

El director de la maestría en Econometría de la Universidad Di Tella, Martín González Rozada, hizo un análisis de los datos que se extendió a los índices de pobreza general.

La cifra puntana de la pobreza general también supera con amplio margen la media nacional ubicada en 52,9%. Quienes presentaron la estadística más baja son la Ciudad de Buenos Aires (26,5%) y Santa Cruz (39,6%).

Precisó que San Luis se vuelve a posicionar en el 3er lugar con el mayor porcentaje de pobres con el 47,3%. Es decir, la mitad de la población sanluiseña está sumergida en la pobreza.

Ahora, ¿cuál es la diferencia entre este dato y el anterior del primer semestre del 2022 cuando se ubicó en 38,3%? ¿cuál es la explicación de la suba de casi 10 puntos?

Eso se debe a la incorporación en de las localidades del interior de cada provincia, pero superiores a 2000 habitantes, donde los niveles salariales y de ingresos y de precariedad e informalidad son, en general, superiores a los de las grandes ciudades o aglomerados.

Con los indicadores sociales en rojo el llamado “Plan de lucha contra la pobreza” de Alberto Rodríguez Saá lanzado en 2017, se terminó de caer a pedazos. El fracaso de una gestión.

Fuente: El Chorrillero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *